Patio central

Hace algún tiempo se restauró el Gran Palacio Miramar, antes también fue Palacio de Justicia de Málaga y hospital de campaña durante la guerra civil.

Diseñado por el arquitecto Fernando Guerrero Strachan, se construyó en cinco años y lo inauguró en 1926 el rey Alfonso XIII como Hotel Príncipe de Asturias.

Después de su uso como hospital de campaña, en 1939 volvió a su actividad comercial hasta 1967, que se cerraron sus instalaciones.

Posteriormente se recuperó su uso, pero esta vez como Audiencia Provincial entre 1987 y 2007, quedando a partir de ese año de nuevo en desuso.

En 2014 tras la larga crisis económica, se inician de nuevo los trámites para su rehabilitación.

Respecto a su magnífica arquitectura , hay que decir que tiene un estilo decimonónico con toques andaluces, construido siguiendo el modelo del Hotel Ritz de Madrid y del hoy abandonado ‘Hotel Riviera Palace‘ de Montecarlo.

Hasta su restauración hotelera, presentaba en su exterior amplios jardines, coloridos aleros y tejados a distinto nivel y una fachada con una vistosa policromía de cerámicas, forja y madera. En su interior hay un patio cuadrado donde conviven motivos árabes y de otros estilos como el plateresco salmantino o el isabelino francés. Destacaba su fachada polícroma combinando el color ocre con el beige de las pilastras almohadilladas, así como el colorismo de los tejados, aleros y decoración cerámica.

Destacan el uso de diversos elementos de tradición clásica como los órdenes arquitectónicos y las galerías de arcos que, junto a otros elementos de la tradición local como el uso de la cerámica, hacen de este inmueble un claro ejemplo del estilo historicista

Como en anteriores ocasiones, la dirección de obra eligió a CEVIRAN para llevar la realización de las réplicas de los azulejos originales, tarea que llevamos a cabo con gran esmero para que el Gran Palacio Miramar luciese tan magnífico como el día de su inauguración casi un siglo antes.

Como testimonio gráfico aquí dejamos unas imágenes de antes y después de la reforma.

Entrada anterior
Castillo de Láchar
Entrada siguiente
¿Vas a renovar tu baño?
Menú